martafandres.com » fotografía artística

Malasia en familia: Kuala Lumpur en 4 días

Buenos días!!! En este post os voy a explicar el viaje que hicimos desde India hasta Malasia. Alberto tenía unos días de fiesta y decidimos escaparnos a Kuala Lumpur. Como eran pocos días escogimos esta gran ciudad para poder ver lo más importante, aunque Malasia es un país que merece más días, sobre todo porque creo que vale la pena, si tenéis tiempo, visitar algunas de sus islas.

Cogimos un vuelo desde Bangalore el lunes y llegamos a la capital en menos de 4 horas.  A nuestra llegada al aeropuerto de Kuala Lumpur además de cambiar algo de dinero para tener efectivo, compramos una tarjeta para el móvil con 7 días de internet, es lo mejor que hicimos ya que al ir con Blanca nos movimos todos los días en coche. Cuando tengáis internet os bajáis la aplicación de Grab, funciona exactamente como la de Uber. Y así os aseguráis que pagáis por cada viaje un precio justo.

Escogimos el hotel The Faces Suites. Había leído que tenía una de las mejores vistas de la ciudad desde la planta donde se sitúa la piscina. Y si bien es cierto, en la época que fuimos (noviembre 2019) había un edifico en plena construcción delante del nuestro y las grúas tapaban  parte de las torres. Así que si solo pensábais alojaros en un hotel por las vistas… tenedlo en cuenta con este. A pesar de eso, estuvimos en un apartamento de dos habitaciones amplias, con desayuno incluido muy bueno, la verdad no tengo ninguna pega. Simplemente el chasco de las grúas!

Os voy a hacer un esquema de nuestra ruta y los sitios que visitamos:

Día 1: Llegada a Kuala a lumpur al mediodía. Comida en Hard Rock/ visita a la KL Tower/ Paseo de noche por Petaling Street.

Día 2: Visita a las torres Petronas/ KLLC Park/ Comida en centro comercial Lot 10/ Ver anochecer en las Torres/ Cena malaya en Songket.

Día 3: Perdana Botanical Park+Bird park/Comida en Ganga Café/Central Market/Templo chino Thean Hou/ Cena en The Garden Mall.

Día 4: Visita a las Batu Caves/Paseo por el Eco park/ Comida en «El toro loco»/ Berjaya Times Square y parque de atracciones/ Cena en Gravy Baby en el centro comercial Pavilion.

DÍA 1

Después de una comida improvisada en Hard Rock Café nos dirigimos a subir a la KL Tower, la torre de telecomunicaciones de Kuala Lumpur. Las entradas las compramos por internet unos días antes. Las vistas desde allí arriba valen mucho la pena. Y si además compráis la entrada para subiros a la Sky Box podréis sentir lo que es estar suspendido a mas de 400 metros de altura en una caja de cristal que sobresale de la torre. Fue una pasada y Alberto y Blanca superaron sus temores a las alturas!PINPINMirad que altura! Arriba hay un mirador de 360 º y hasta un pequeño bar.PINPINPINPINPINLuego estuvimos paseando por Petaling street, una calle comercial del barrio chino. Color, compras y comida callejera. Nosotros estuvimos poco tiempo porque nos podía más el sueño y el cansancio acumulado con el viaje que el hambre!!! Así que decidimos irnos al hotel a descansar directamente, sin cenar!!!! Al día siguiente nos esperaba un día muy movidito!
PINPINPINPINDÍA 2

A primera hora, mientras Alberto hacía su trabajo en el gym, aprovechamos para probar la piscina del hotel. Las vistas eran fantásticas. Blanca se atrevió a meterse en el agua y aproveché para hacerle unas cuantas fotos! A pesar de que eran las 7 de la mañana ya había gente haciéndose fotos instagrameras, pero como siempre intento que en las fotos no salga nadie!!!

PINPINPINPINPINPINDespués del baño en la piscina, nos dimos una buena ducha y  desayunamos en el buffet del hotel. Luego teníamos la visita a las Torres Petronas. Compramos las entradas en la web oficial de las Petronas y concertamos una hora determinada de visita, así es mejor para planificar el día.PINCuando entras en el hall de las Torres ves como están conectadas con un centro comercial de primeras marcas que se llama Suria KLCC.  Se puede atravesar ese centro para ir al otro lado de las torres, donde hay un parque precioso. Para la visita a las Petronas entramos en grupos de 10-15 personas y cogimos el ascensor que nos llevó hasta los pisos más altos. Pero primero paramos en el puente que une los dos edificios.PINPINPINPINPINPINPINPINPINPINPINBlanca estuvo jugando un buen rato en el KLCC Park, en los alrededores de las Petronas.PINPINDespués nos dirigimos al centro comercial Lot 10. Un compañero de Alberto nos dijo que no podíamos irnos de Kuala Lumpur sin probar el mejor cheesecake de la ciudad! Así que fuimos paseando hasta allí para comer primero en un restaurante japonés que está situado en la cuarta planta: Yakiniku Toraji. Y luego dejarnos espacio para el esperado postre!PINPINLa comida estaba súper buena, sobretodo la carne que tú mismo la podías hacer a la barbacoa, en tu mesa.PINPINPero lo mejor vino después, con el postre… El restaurante de al lado: The Tokio Restaurant, es famoso por sus cheesecakes… Puedo afirmar que en mis 35 años es la mejor tarta de queso que he comido jamás! Crujiente por fuera y con una textura suave por dentro, nada empalagosa. Mi cara de placer lo dice todo…PINPINPINDespués volvimos al parque KLCC para ver el anochecer en las torres. Allí planté el trípode y nos pusimos a hacernos fotos!PINPINPINPINPara cenar reservé, con antelación, mesa en un restaurante de comida típica malaya: Songket. Es un restaurante a la carta, comida buena y además con espectáculo, en el cuál si quieres puedes participar! Fue una cena diferente y muy recomendable, el dueño se portó estupendamente con nosotros, explicándonos todos los platos y haciéndonos recomendaciones de los mejores platos. No spicy please!!! Una «turistada» que moló mucho!PINPINPINPINPINPIN

DÍA 3

El tercer día visitamos el Perdana Botanical Park. A nosotros nos encantó, porque después del bullicio de la ciudad, pasar una mañana respirando aire puro, escuchando a los pajaritos y rodeados de tanto verde fue muy reconfortante. Eso sí, es mejor ir a primera hora para evitar el calor!!PINPINPINPINPINPINPINPINPINPINHay un parque infantil precioso dentro del parque, allí paramos un buen rato y Blanca también tuvo sus momentos de juego!PINPINPINPaseando por el inmenso jardín vimos que estábamos cerca del parque de aves, así que pensamos que sería buena idea visitarlo. Compramos las entradas allí mismo y continuamos nuestra mañana observando pájaros, dando de comer a los loros, a las avestruces… y yo haciendo muchas fotos!!!PINPINPINPINPINPINPINPINPINPINPINDentro también había una zona de juegos para niños, además de haber un restaurante y una tienda de recuerdos.PINPINPINPINPINPINPINPINDespués un taxi nos llevó hasta el Ganga Café, un restaurante de comida India. Por si no tuviéramos bastante viviendo en India, pues también decidimos probarlo por aquí! Estuvo bien, aunque algunos platos picaban bastante!!!PINDespués de la comida pasamos un rato en el Central Market. Es un edificio lleno de tiendecitas de souvenirs, artesanía, antigüedades… Uno de los sitios más típicos para comprar recuerdos.PINPINPINPINPINPINDecidimos ir a ver el anochecer desde el Templo Chino Thean Hou. Con tanto color parecía que estábamos dentro de un cuento, Blanca alucinó!PINPINPINPINEstábamos solos… ¿se nota?PINPINPINPINPINPINPINPINY para terminar el día, una cena en un restaurante Taiwanés: Din by Din Tao Ying. Una cena deliciosa, en un restaurante ubicado en el The Garden Mall.PINPINPINDÍA 4

Alberto no se quedó sin su sesión de piscineo after gym! Nuestro último día en Kuala Lumpur lo dedicamos a ver Las Cuevas de Batu. Es un conjunto de templos hindúes situados en unas cuevas que se descubrieron en el año 1860. Para llegar hay que subir una escalinata de más de 200 escaleras. Pensé que sería más duro, pero Blanca aguantó perfectamente, además íbamos parando por el camino para hacer fotos. El lugar es realmente espectacular, el santuario hindú más conocido fuera de la India. La imponente estatua dorada que preside la entrada está dedicada al Dios Murugan y tiene la altura de un edificio de 10 plantas. Nosotros solo vimos esta cueva, llamada Temple Cave que es la gratuita y la principal, pero hay dos más.

PINPINPINPINPINPINPINPINPINPINPINPINPINVer esta cueva nos llevó prácticamente una hora, después pedimos un taxi con la aplicación que nos llevó al Eco Park, concretamente al Canopy Walk, que es una zona donde hay puentes de madera colgantes. Fue un paseo muy agradable y Blanca se lo pasó genial!!!PINPINPINPINPINPINPINPINDespués de pasear por el parque, justo en la entrada principal por donde habíamos accedido antes, vimos que había una estación de patinetes eléctricos de alquiler. Alberto no dudó en bajarse la aplicación y coger uno!!! Este es otro transporte muy recomendado si se os da bien ir a dos ruedas. No sé quién disfrutó más de los dos!!! Ellos en patinete y yo en taxi, nos dirigimos a un restaurante español: El Toro Loco.PINPINLa comida de este restaurante nos sorprendió mucho! Todo lo que pedimos estaba riquísimo! Ya echábamos de menos comer así, después de llevar 3 meses en India… nos supo fenomenal! Todo estaba muy bueno, pero nos sorprendieron mucho la tortilla de patatas, las croquetas de setas, la carrillera en salsa y la crema catalana. Blanca arrasó con esta última!PINPINPINPINPINSiendo la última tarde en Kuala Lumpur quisimos que fuera especial para Blanca, así que nos fuimos al centro comercial Berjaya Times Square, situado en un complejo de dos torres gemelas. Blanca alucinó con el parque de atracciones cubierto, que es el segundo más grande de Asia por cierto. Allí estuvimos toda la tarde, jugando!PINPINPINPINPINDespués, cuando ya empezamos a notar el gran cansancio acumulado buscamos un sitio para cenar. Y acabamos comiendo en Gravy Baby. Todo lo que pedimos estaba buenísimo! Este restaurante está en el centro comercial Pavilion.PINHaciendo un balance, Kuala Lumpur es una ciudad bulliciosa, en crecimiento constante, pero con limpieza y orden. Caminar por sus calles me ha transmitido seguridad, está plagada de centros comerciales gigantes pero también tiene zonas verdes para desconectar. Una ciudad en la que viviríamos muy a gusto seguro, tiene mucho que ofrecer a las familias con hijos, ocio y entretenimiento, restaurantes para todos los gustos (nosotros probamos un malayo, un indio, un taiwanés, un español, un americano, un japonés…) , parques infantiles…etc.

Cada vez nos está gustando más explorar Asia, en este viaje hemos caminado una media de entre 10-15 km diarios. Fue cansado, pero eso es viajar supongo. Conocer, probar, investigar, descubrir… Me despido hasta el próximo descubrimiento!!!

Espero que os haya gustado nuestra aventura!!PIN

Share to:FacebookPinterestEmailtweetinicio

Your email is never published or shared. Required fields are marked *

*

*