martafandres.com » fotografía artística

VIAJE EN FAMILIA A MALDIVAS

Buenos días!! Hoy por fin os puedo enseñar el viaje relámpago que hicimos hasta una isla pequeña de las Maldivas llamada Embudu. Y digo relámpago porque llegar hasta allí desde Bangalore son menos de dos horas de avión, solo estuvimos cuatro días y tres noches y lo decidimos todo dos días antes de viajar.

Cuando pensamos en las islas Maldivas nos suena a lujo, pero nosotros buscábamos algo más familiar y económico, para nosotros lo más importante era poder disfrutar del sol, la playa y el aire puro, ya que en Bangalore dos de esas tres cosas no tenemos y no es precisamente el sol lo que nos falta por aquí. Vayas a un hotel lujoso o no, esos tres factores los tienes asegurados, a no ser que tu estancia sea en épocas de lluvia y tormenta(mayo o junio).

Después de comparar varios sitios, dimos con el hotel de tres estrellas llamado Embudu Village Resort. Es un hotel tranquilo, situado en una isla también pequeña. Para llegar hasta allí el hotel te facilita el acceso en lancha, y creerme, va muy rápido… Aún y así tardamos unos 20 minutos hasta llegar y empezar a disfrutar del paraíso.

Os aconsejo que os pongáis cómodos, hice muuuuuchas fotos….PINLa capital de las Maldivas, Malé, nos pareció una ciudad bastante normal, plantada en medio del océano pero sin exotismo ninguno. Con un puerto muy transitado y un aspecto muy industrial. La experiencia de la lancha motora emocionó mucho a Blanca, aunque creo que a su padre más! PINPINPINAl llegar pudimos empezar a disfrutar de la isla. Estuvimos tres noches en una cabaña encima del agua, bastante sencilla pero con todas las comodidades. Lo primero que hicimos al entrar en la habitación fue ponernos los bañadores y salir a disfrutar de la puesta de sol.PINPINPINPINPINPINPINPINPINPINPINPINAl día siguiente nos levantamos pronto y fuimos a desayunar. En general la comida es completa, hay de todo y es abundante, la relación calidad-precio nos pareció buena. Evidentemente no tienes ese lujo de los hoteles de cinco estrellas, pero cuando viajas con niños cambias un poco el chip y lo que buscas son cosas básicas como la limpieza, la  comodidad y la variedad de comida. Y eso en Embudu lo tienes.PINPINUna de las cosas que más me fascinó de nuestra estancia, además de las aguas turquesas son los cielos. Las nubes que se formaron durante los cuatro días fueron espectaculares, tuvimos la suerte de ver las tormentas de lejos.PINPINPINPINPINPINPINPINEn los alrededores esta llenó de tiburones pequeños y bancos de peces que forman unas manchas negras en las orillas. Descubrir que esas manchas eran miles de peces me llevó unos cuantos minutos de atenta observación.PINPINPINPINEn este viaje me he dejado ver un poco más al otro lado de la cámara, no estoy demasiado acostumbrada, pero quería dejar constancia de que yo también estuve allí. Alberto, como siempre, tuvo mucha paciencia haciendo lo que normalmente es mi trabajo.PINPINPINPINPINPINPINPINPINPINPINPINEstas eran las casitas donde nos alojábamos, desde el balcón se podía ver el jardín de coral y una de las cosas muy buenas de este hotel es que es perfecto para hacer snorkel. A pocos metros tienes la barrera de coral y puedes ir nadando sin esfuerzo alguno.PINPINPINPINPINPINPINPIN

PINEsta zona era de mis favoritas de la isla, paraíso total y relax.PINPINPINEn la misma isla te ofrecen algunas actividades, una de ellas era una excursión de unas dos horas aproximadamente, donde coges una lancha y te llevan a mar abierto y si eres valiente te puedes bañar con rayas, miles de peces y tiburones. PINAlberto fue el primero en entrar al agua, después me tocó a mi, si no fuera por los ánimos que me daba mi hija quizás no hubiera ni metido un pie dentro del agua. Fue tal la emoción de ver todo aquello debajo del agua que hasta Blanca decidida me dijo que quería verlo. Los tres acabamos allí metidos y para Blanca fue una experiencia inolvidable. Qué valiente!PINPINPINPINPINDespués de la excursión, decidimos relajarnos en la playa y seguir haciendo snorkel. Blanca aprendió a respirar con el tubo en este viaje y no quería parar.PINPINPINPINPINPINPINPINPINPINPINPINPINPINNos quedamos en la playa hasta que se fue el sol…PINPINPINPINPINPINPINPINPINA la mañana siguiente me escapé de la habitación para recibir al sol, me senté en el embarcadero y estuve un buen rato meditando sola.PINPINPINPINPINPINPINPINPINPINPINPINPINPINPINDespués del desayuno exploramos la zona de coral que teníamos delante de la habitación, esa mañana cumplí otro de mis sueño: ver una tortuga!!!  Cuando estuvimos en Polinesia en nuestra luna de miel no logré ver ninguna y era algo que me hacía mucha ilusión. Cuando me di cuenta que tenía una a mi lado me puse a hacer ruidos extraños que salían a través del tubo para avisar a Blanca y Alberto.PINPINPINPINPINPINPINPINPINPINPINPINPINPINPor la tarde exploramos otra zona de la isla, también muy tranquila y con una palmera muy pintoresca que entraba hacia el mar y hacía que el paisaje fuera de postal.PINPINPINPINPINPINPINPINPINPINPINPINPINPINPINPara despedir al sol volvimos a la misma zona que el día anterior.PINPINHe aquí una prueba de que estuvimos todo el día en remojo…PINPINPINPINPINPINPINPINPINPINPINPINPINPINY hasta aquí el post de las Maldivas, espero que os haya gustado mi visión de nuestras mini-vacaciones. Me despido como siempre hasta el próximo!!! Próximamente os diré cuál será nuestro nuevo destino!

 

Share to:FacebookPinterestEmailtweetinicio

Your email is never published or shared. Required fields are marked *

*

*