martafandres.com » fotografía artística

VISITA EN FAMILIA A LA FUNDACIÓN VICENTE FERRER EN ANANTAPUR, INDIA

Una de las primeras cosas que hice al saber que nos íbamos a vivir a Bangalore fue contactar con la Fundación Vicente Ferrer, siempre había escuchado hablar de esta ONG española, pero nunca imaginé que iba a tener la oportunidad de ir a India y visitarla. Mi ilusión era poder hacer una colaboración fotográfica con ellos. Así que en cuanto Alberto tuvo unos días libres y pudimos cuadrarlo, organizamos una visita de dos días y una noche. Desde Bangalore teníamos 4 horitas de coche, pero cuando vives en India te das cuenta de que 4 horas apenas no es nada.

Ir como visitante a la Fundación Vicente Ferrer es totalmente gratuito, ellos te proporcionan alojamiento y comida los días que estés allí. Es como un complejo de casas, donde se hospedan visitantes y trabajadores. Desde allí organizan visitas desde por la mañana por toda la ciudad de Anantapur. Y puedes conocer de primera mano todos los proyectos en los que ha trabajado y sigue trabajando la Fundación desde hace varias décadas.

Pude colaborar haciendo fotografías, me encargaron hacer retratos de algunas de las mujeres que trabajan en la fundación. Al día siguiente de nuestra llegada debía levantarme pronto para empezar con la sesión de fotos. Esa noche apenas dormí de los nervios que tenía…me parecía una experiencia increíble que pudiéramos estar allí.

Cuando vi a todas las mujeres juntas, no puedo negar que me puse nerviosa, no sabía por donde empezar. En la primera foto que tomé de todo el grupo, se apreciaban caras serias, incómodas… como si fuera la primera vez que les hacían fotos. Luego decidí que eso no me gustaba, quería sacarles a todas ellas una buena sonrisa, quería miradas alegres y que desprendieran felicidad, que contaran historias… Así que saqué la payasa que llevo dentro y empecé a decir tonterías, bailar delante de ellas… y no sé como, pero funcionó. Aquí abajo os dejo algunos retratos de todas ellas…

PINPINPINPINPINPINPINPINPINPINPINPINPINPINPINPINPINPINPINPINPINPINBlanca también quiso su retrato. Todas las mujeres estaban pendientes de ella. Todas querían hacerse fotos con ella, y ella me agarraba el móvil y me copiaba, ella también quería sacar fotos de las mujeres. Luego orgullosa, enseñaba las fotos que había hecho con el móvil a todas ellas.PINPINPINPINPINPINDespués de la sesión de retratos en exteriores tuve la oportunidad, después del desayuno en la cantina, de colarme en las cocinas. Allí, con muy poca luz natural y respetando el trabajo de todas ellas, pude capturar sus rutinas diarias, cocinando, lavando platos, cortando frutas y verduras…
PINPINPINPINPINPINPINPINPINPINPINBlanca me seguía a todas partes…PINDespués de desayunar tuvimos la oportunidad de visitar la escuela inclusiva de primaria para niños y niñas con necesidades educativas especiales. En estas escuelas especiales los niños están mezclados con el fin de que puedan aprender unos de otros y los niños que tienen más dificultad se integren y avancen en su aprendizaje más rápidamente. Nos explicaba el director de la escuela que la Fundación se encargaba de investigar a varias familias de la zona, los niños que se demostraba «vivían en malas condiciones», como por ejemplo casos de malos tratos, padres alcohólicos etc… los «rescataban» y los traían a esta escuela. Además de haber niños huérfanos, invidentes, albinos, niños que están discriminados por ser diferentes o tener alguna discapacidad y muchas familias los abandonan o no pueden asumir los gastos que supone criar a un hijo que necesita una atención especial.

En esta escuela los niños están muy bien cuidados, además de la educación, no les falta comida, se quedan a dormir los días entre semana y los fines de semana los niños que tienen padres pueden ir con sus familias. El recibimiento que nos dieron a nuestra llegada fue apoteósico. Son niños que transmiten felicidad, esperanza, niños que siempre regalan sonrisas…PINPINPINPINPINPINPINPINPINPINLa historia de esta preciosa niña me encogió el corazón. Después de perder una pierna en un accidente de tráfico, en esta escuela parece haber encontrado esa ilusión por seguir aprendiendo y luchando para tener las mismas oportunidades que los demás niños. Una niña valiente, de sonrisa tímida y con una mirada repleta de esperanza.PINPINPINPINPINPINPINPINEste otro niño había sufrido maltrato por parte de su padre, que es alcohólico. Aquí le han dado la oportunidad de ser feliz y sentirse querido. Le pregunté al director si el niño tenía madre, pero enseguida el pequeño me contestó y me dijo que no. Cuando le pregunté si quería que le hiciera una foto enseguida me mostró su mejor sonrisa.PINPINPINDespués visitamos la escuela de secundaria para sordo mudos. Tuvimos otro recibimiento increíble, todos miraban a Blanca con asombro. Y es que a la Fundación no suelen ir muchos niños de visita, pero yo considero que es una muy buena experiencia también para los más pequeños de la familia, a la edad de Blanca ya empiezan a hacerse preguntas y hacen unos razonamientos capaces de dejarte con la boca abierta. Ese mismo día los niños estaban de examen, estaban todos sentados en el suelo y en fila. El director nos explicó un poco el proyecto de la escuela y luego nos enseñó las instalaciones, las clases, los laboratorios… Blanca pudo probar un telescopio de madera hecho por los niños que estaba en la clase de física y química…PINPINPINPINPINPINPINPINPINNuestra última visita de la mañana antes de comer fue en los talleres de artesanía. Allí muchas mujeres, algunas de ellas con discapacidad física, realizan trabajos artísticos que luego venden en la tienda de la Fundación. Ese día que fuimos estaban todas realizando cuadernos. Allí también tienen la oportunidad de quedarse a dormir, comer y conviven todas juntas ayudándose unas a otras.PINPINPINPINPINPINPINPINPINPINPINPINPINEn el mismo edificio estaba el taller de costura. Las mujeres estaban trabajando creando ropa, accesorios… PINPINPINPINPINPINPINAhí en el edificio luce una foto de Vicente Ferrer, allí lo consideran un Dios.PINYa de vuelta, en el pasillo hacia la cantina se puede leer una frase: «If we join hands, we will transform this world». Es una frase de Anna Ferrer, la mujer de Vicente Ferrer. Luce en las paredes junto a un retrato suyo y me pareció el mejor fondo para que Blanca posara con el ramo de flores de papel que le regaló el director de la escuela inclusiva de primaria y que estaban hechas por uno de los niños invidentes. Antes de comer tuvimos el placer de conocer a Anna y charlar con ella un buen rato, con solo 5 minutos te das cuenta que es una de esas personas que cada vez que habla te deja sin palabras, es un pozo de experiencia y de sabiduría. Nos dejó pensativos, reflexionando sobre todo lo que acabábamos de ver. Nos dijo que con amor, constancia y fe se podían conseguir cosas maravillosas. Así me respondió a mi pregunta de como habían construido y empezado este gran proyecto humanitario.

PINDespués de comer nos esperaba la última visita del intenso día en Anantapur. La visita al campus deportivo, donde Alberto tuvo la oportunidad de dar una charla a los niños del equipo de fútbol. No dudaron en hacerle muchas preguntas, algunas de ellas muy interesantes, en cuanto a tácticas y muchos consejos. Yo veía como Alberto estaba disfrutando de esta experiencia. Primero nos enseñaron los campos de fútbol, de cricket… y también las pistas de tenis financiadas por la Fundación Rafa Nadal. Las instalaciones deportivas nos parecieron increíbles, todo estaba cuidado hasta el más mínimo detalle…PINPINPINPINPINBlanca se lo pasó genial, una de las mujeres que trabajaba cuidando la hierba del campo de cricket la llevó de la mano para que jugara con los aspersores del campo… Ya podéis imaginar como acabó… empapada! Suerte que llevaba ropa de recambio!!!PINPINPINPINPINPINBlanca estaba contenta de conocer a tantos niños y niñas deportistas, y todos se querían hacerse fotos con ella, para variar….PINPINPINPara acabar os dejo unas fotos de la charla sobre fútbol que dió Alberto a los niños, justo al día siguiente jugaban una final muy importante.PINPINPINPINPINEspero que os haya gustado el reportaje de nuestra visita a la Fundación Vicente Ferrer, sin duda volvería para seguir viendo todos sus proyectos y hacer muchas más fotos, pero creo que, a pesar de estar solo un día, la visita cundió mucho porque pudimos hacer casi de todo.

Me despido hasta el próximo post y como siempre os doy las gracias por leerme!!!

Share to:FacebookPinterestEmailtweetinicio

Your email is never published or shared. Required fields are marked *

*

*